Luego de denuncias realizadas por los trabajadores de Colgate-Palmolive, la transnacional divulgó un comunicado en el que pretende justificar la “simplificación en la producción” de sus rubros básicos, con lo cual mantienen las toneladas producidas pero usan la materia prima para artículos con envases más grandes y no fabrican presentaciones más pequeñas (las más consumidas por la población), cuyos precios están regulados por el Gobierno nacional para proteger el poder adquisitivo de la población.

Ante estas denuncias sobre irregularidades en la producción, la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) inspeccionó la empresa y solamente después de esa visita la transnacional se comprometió a producir la presentación de 50 mililitros de pasta dental.

Aunque en el documento la empresa argumenta que carece de materia prima, el Superintendente Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, Willian Contreras, reveló que es falso, pues la empresa sí tiene suficiente materia prima para producir, pero no la usa para las presentaciones más pequeñas.

Las denuncias de simplificación de producción y sabotaje a la producción nacional, estrategias que forman parte de la guerra económica, también las han realizado trabajadores de empresas como Johnson & Johnson de Venezuela,  Empresas Polar, Coca-Cola, Kimberly Clark, Procter&Gamble y General Motors.

AVN
Anuncios