Foto: Archivo

El paro sabotaje cometido contra la principal industrial del país, Pdvsa, entre diciembre del año 2002 y enero de 2003, que restringió la producción de combustibles aeronáutico, gasoil y gasolina, así como el transporte desde los centros de producción o refinación hacia los centros de suministro comercial, generando pérdidas por ventas no realizadas por el orden de los 14.430 millones de dólares, tiene sus caras visibles.

Edith Ramírez, Juan Fernández, Horacio Medina, Gonzalo Feijoó, Edgar Quijada y Alfredo Gómez y Carmen Elisa Hernández, pertenecientes a la nómina mayor de Pdvsa, fueron algunos de los gerentes que convocaron el paro político de diciembre de 2002 cuyo único objetivo era el derrocamiento del Jefe de Estado.

En el programa “Aló, Presidente”, número 101, del 7 de abril de 2002, el entonces presidente de la República, Hugo Chávez, anunció al país el despido de estos siete gerentes, quienes ya se habían pronunciado en contra de la Ley de Hidrocarburos.

Edith Ramírez, para el momento de su despido fungía como Gerente de Palmaven; Juan Fernández, gerente funcional de Planificación y Control de Finanzas en Pdvsa; Horacio Medina, gerente de Convenios Operativos de Exploración y Producción de Pdvsa; Félix Rodríguez, gerente general de la División de Producción de Occidente; Gonzalo Feijoó, ex asesor de Estrategia de Refinación de Pdvsa; Edgar Quijano, asesor laboral de Recursos Humanos; Alfredo Gómez, analista Marco Regulatorio de Pdvsa Gas; Carmen Elisa Hernández, analista de Proyectos de Pdvsa Gas.

La periodista Isbemar Jiménez, presidenta de RNV, durante el programa Vía Alterna, que transmite AN Radio y RNV Informativa, denunció que se pretende utilizar la Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional, impulsada por la derecha desde la Asamblea Nacional, para exculpar a estos exgerentes.

RNV

Anuncios