El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López, indicó que sectores de la derecha venezolana pretenden activar un plan para reeditar la espiral de violencia que se registró en febrero de 2014, que condujo al asesinato de 43 venezolanos y cuyo objetivo era derrocar al presidente constitucional, Nicolás Maduro.

En declaraciones ofrecidas por VTV, indicó que ese plan se pretendía activar con la movilización que la llamada Mesa de la Unidad, convocó a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) este miércoles. Dicha actividad no contaba con la autorización de la Alcaldía del municipio Libertador.

Estos grupos de la oposición, al pretender ingresar a la jurisdicción, arremetieron contra 2 efectivos seguridad que cumplían sus funciones de garantizar el libre tránsito en la ciudad. Uno de ellos es el oficial agregado de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) Héctor Idemar Garmendia Olivares, quien quedó con la mandíbula destrozada y perdió varios dientes superiores como consecuencia del impacto de una piedra.

“El otro oficial de la PNB agredido por estas turbas es Abraham Castro Pirela, quién presenta traumatismo craneoencefálico, producto de un objeto contundente que impacto en su cabeza”, informó González López, quien agregó que la movilización buscaba desatar violencia en la ciudad y desviar la atención ante el golpe de Estado parlamentario que se produjo en Brasil.

El ministro indicó, además, que las investigaciones arrojan que factores de derecha financian estas acciones y que tienen vinculación con los hechos ocurridos en estado Zulia en abril pasado, luego de que se decretara el Plan de Administración de Carga Eléctrico.

“Aplicaremos todo el peso de la ley a aquellos que intenten sumir a nuestro pueblo en la desesperanza y el terror. No habrá impunidad para los violentos. Nuestro objetivo es proteger a nuestro pueblo en su voluntad de paz”, reafirmó el ministro.

Derecha promueve violencia en otros estados

Grupos vandálicos también han pretendido generar acciones violentas en otros estados. Ayer, por ejemplo, atacaron y destruyeron parte de la estructura de la sede de la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL) del municipio Miranda del estado andino, informó el gobernador Alexis Ramírez.

“Un grupo reducido llamó a la agresión. Ahora hablan de saqueo, pero realmente fue un ataque, una agresión contra PDVAL, contra las políticas que estamos implementando a través de los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP)”, explicó el mandatario regional en rueda de prensa ofrecida este jueves.

Las investigaciones realizadas alrededor del hecho, arrojan que podrían estar implicados en el hecho diputados y concejales alineados con la extrema derecha, para afectar la labor del Sistema Popular de Distribución de Alimentos.

En este sentido, el gobernador rechazó la intención de la derecha de frenar las soluciones en materia económica que el gobierno bolivariano ha adelantado en todo el país, para superar los problemas de abastecimiento generados por la acción de sectores oligarcas.

“Estamos trabajando para contrarrestar la guerra económica, que la burguesía utiliza como método político desestabilizador. Por eso atacan las políticas con que llevamos alimentos a nuestro pueblo”, señaló el gobernador Ramírez.

Entre las estrategias para generar violencia y desestabilización, sectores de la derecha utilizan las redes sociales para tergiversar información y así promover el caos, como ocurrió con el Mercado Mayorista de Maracay, municipio Mariño, estado Aragua, donde hubo acciones violentas el pasado miércoles, que ameritaron la actuación de los cuerpos de seguridad.

A propósito de este acontecimiento, se divulgó información falsa como la muerte de tres personas en el mercado, producto de la acción vandálica.

Al respecto, el gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami, alertó a través de Twitter que tales afirmaciones no son veraces y se pretenden soportar con imágenes que no se corresponden con la situación registrada este miércoles.

Anuncios