El reconocido jurista y corredactor de la carta magna, Hermann Escarrá, manifestó este domingo que la única condición al diálogo entre el Gobierno nacional y la oposición debe ser el respeto a la Constitución.

“Un dialogo sincero, honesto, la única condición que debe tener es el amor a la patria y agregarle a eso el respeto a la Constitución, más nada”, aseveró durante su participación en el programa José Vicente Hoy, transmitido por Televen y conducido por el periodista José Vicente Rángel.

Saludó la iniciativa de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de promover el diálogo entre el Gobierno y la oposición, con el acompañamiento de los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, de España; Martín Torrijos, de Panamá y Leonel Fernández, de República Dominicana.

En este sentido, lamentó que la oposición ponga condiciones a dialogar e incluso haya dado muestras contrarias a participar en las conversaciones, como ocurrió el pasado lunes 6 de junio, cuando faltó a la reunión que se realizó en República Dominicana con la participación de los expresidentes y representantes del Gobierno Bolivariano.

Al respecto, Escarrá indicó que es lamentable esta postura de la oposición porque “el dialogo responde a la idea de evitar la violencia y avanzar en la civilidad (…) Yo creo en el diálogo, en la ética del diálogo y creo que es una fórmula para evitar la violencia. El diálogo también presupone el preconocimiento de hombres y mujeres iguales en derechos y recíprocos que requiere una ética de la sinceridad”.

Se sumó al llamado que diversos sectores han hecho a la oposición para que se incorpore al diálogo sincero y atienda la solicitud del presidente de la República, Nicolás Maduro, de unirse a las mesas de conversaciones, para generar una agenda conjunta de trabajo que permita garantizar el bienestar social del país y de todos los venezolanos.

“En este momento difícil y complejo que vive Venezuela, el Gobierno nacional ha dado claras iniciativas de diálogo en reiteradas oportunidades, lo ha buscado en el ámbito económico, político y en muchos de los acontecimientos nacionales ha invitado a la oposición a dialogar sin declinar en sus principios y valores, (de modo) que podamos coincidir en una agenda nacional de los grandes objetivos de la patria dándole prioridad al pueblo venezolano, (para responder) a sus necesidades, aspiraciones, valores y creencias”, explicó.

Indicó que pese a que una cúpula opositora insiste en manejar un discurso de violencia para desestabilizar al paz del país e intentar derrocar el gobierno constitucional del presidente Maduro, también existe un sector de la oposición, que aunque no participa en la toma de decisiones, está dispuesto a trabajar en favor del bienestar de la patria.

“Hay quienes consideran que no se debe dialogar y que impulsan la violencia, sin embargo, me consta que existen sectores de la oposición, no empoderados de la cúpula, pero que son gente con muchos valores, que saben y que entienden que la única salida es el diálogo en el marco de la Constitución”, añadió.

En el ámbito político, Escarrá analizó el escenario venezolano luego del triunfo electoral de la oposición el 6 de diciembre de 2015.

Indicó que la derecha ha tenido un “muy mal manejo” de esa elección, lo cual se revierte contra ellos “porque el país comienza a ver el desorden, empieza a ver que no hay seriedad en los planteamientos”.

Almagro desconoce derecho internacional

Sobre la actuación del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien pretende activar la Carta Democrática Interamericana contra Venezuela, el jurista venezolano señaló que Almagro pone de manifiesto su desconocimiento en materia de derecho internacional.

Ratificó nuevamente que la carta democrática sólo puede ser activada en los casos que haya ruptura grave del orden constitucional. En el caso de Venezuela sólo puede ser aplicada para la protección del Gobierno constitucional, en este caso, del Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Es un error grave desde todo punto de vista. La carta es la idea de los Estados (y puede ser aplicada) frente a la ruptura inconstitucional del orden democrático establecido, un atentado a la Constitución o un golpe de Estado. Sin embargo el señor Almagro deja mucho que pensar con el desconocimiento (…) El propósito es la defensa del orden constitucional y democrático de las instituciones de los Estado (…) El único jefe de Estado que tiene Venezuela es el presidente Nicolás Maduro, quien es el que puede activar la carta democrática, pues desde la Constitución de 1811 hasta la 1999, el presidente es elegido por la voluntad popular”, explicó.

Agregó que Almagro sufrió una derrota pública, en el seno del Consejo Permanente de la OEA, cuando más del 90% de los Estados que integran esta instancia manifestaron su rechazo a las presuntas intensiones de que elementos extranjeros intervengan en asuntos internos de Venezuela.

“Almagro estimuló una especie de confrontación y llevó al escenario de la OEA la polarización venezolana y salió sancionado moralmente, políticamente y jurídicamente porque la inmensa mayoría, más del 90% de los Estados que conforman el Consejo Permanente de la OEA, lo que hicieron fue desechar el planteamiento del señor Almagro en su idea de intervenir de cualquier forma, con elementos extranjeros e injerencistas la soberanía nacional, y por el contrario, muchos embajadores señalaron con mucha claridad que no se podía intervenir en asuntos que deben solucionar los venezolanos”, indicó.

Escarrá resaltó la madurez y conciencia política y social del pueblo venezolano para hacer frente a la guerra económica, pues ha asumido un comportamiento de trabajo, tolerancia y cooperación para superar la coyuntura junto al Gobierno nacional.

“Nuestro pueblo es muy maduro y sabio. La mejor demostración son los valores de paciencia, resistencia, tolerancia que se han mantenido en medio de una guerra económica, la cual vamos a superar, y Venezuela tiene un potencial de recursos extraordinario que lo permite seguir avanzando”, afirmó.

Anuncios