Al cierre de esta nota, mediodía del 16 de junio, se puede resumir: el gobernador de la entidad, Luis Acuña, declaró que Cumaná vuelve a la normalidad (declaración que ratifican fuentes en la ciudad consultadas por Misión Verdad). De entre los 450 detenidos producto del saqueo y el vandalismo, 40 estaban solicitados, “por homicidios, robo a mano armada, extorsión, secuestro y venta de drogas, entre otros delitos. A esos delitos se le añaden ahora el de instigación a la desobediencia de las leyes, daños a la propiedad, uso de menores para delinquir, entre otros”, según Últimas Noticias, consultando una fuente judicial.

Freddy Bernal, coordinador nacional de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), en la ciudad desde el miércoles, declaró el 16 que los propietarios de los comercios afectados por las acciones del 14 de junio serán atendidos, toda vez que se despliega en la zona la Operación Liberación y Protección del Pueblo (OLP), capturando hasta el momento a tres cabecillas activadoras del saqueo.

El gobernador del colindante estado Anzoátegui, Nelson Moreno, denunció que los focos que se manifestaron el 15 en algunas localidades fueron llevados a cabo por criminales devenidos en agents provocateurs, mientras ratifica la tranquilidad el día de hoy, 16.

Los desesperaditos

En la emisión de “Con el mazo dando” (CEMD) del 15, Diosdado Cabello señaló que las acciones fueron programados, coordinados y dirigidos por grupos vinculados a la ultra local (operadores y partidos de la MUD), “hubo reuniones donde estaban los adecos y Primero Justicia”, detalló.

“Generan disturbios, hacen pequeñas pruebas, ven cuál es la reacción y de repente pun, van y escalan”, apunta el dirigente monaguense. ¿El incremento de las acciones programadas los últimos días? Los goles a favor del gobierno en política exterior obliga a avanzar por las vías extra(para)políticas. Y sobre las carreras anotadas en el frente interno, “los CLAP le están dando adonde tienen que darle a la derecha”. Los desesperaditos, los llamó el diputado.

Denunció, video mediante, “cómo trasladaban a los manifestantes espontáneos en Cumaná” en camiones, difícilmente propiedad de un desposeído que se abalanza al saqueo.

Y lanzando la crítica dura acentuó: “Hago un llamado responsable a las autoridades. A mi camarada gobernador y mi camarada alcalde: o nos ponemos las pilas o entonces esta gente va a jugar carritos con nosotros, esto no puede estar ocurriendo en nuestras narices y permitimos que eso ocurra… Y los organismos de seguridad, teniendo inclusive parte de la información de que esto iba a ocurrir, a los compañeros de la ZODI, a los compañeros de la Guardia Nacional, eso hay que prevenirlo, por encima del deseo de un grupo de fascistas debe estar la tranquilidad de nuestro pueblo”.

Y retumba la declaración Rangel-Gómez-en-Tumeremomente del gobernador Acuña en sus primeras declaraciones sobre Cumaná, teniendo el precedente Cariaco de los días anteriores. “Hubo reuniones”, denunció Cabello, y “practicaron en Cariaco”, también develó. Ilustrando la evolución histórica de los actos, de Abril 2002 hasta “La Salida” 2014, destacó la ahora llamada “guarimba de los bachaqueros”.

El terrorismo es un valor agregado en cada uno de estos actos

La atmósfera de ayer: voces sobre el terreno

  • Absolutamente todas las voces sobre el terreno consultadas por Misión Verdad coincidieron en un primer dato fundamental: “El hampa, los escuálidos y los oportunistas eran los que saqueaban. El pueblo-pueblo no”, declaró una de las fuentes.
  • La tensión, el miedo, la zozobra postraumática fueron también un denominador casi común, matizándose en la carga y la experiencia de las distintas fuentes, pero que por mampuesto constatan otro resultado colateral en el proceso de la creación de situaciones de “caos creativo”, con clara orientación política: el terrorismo es un valor agregado permanente e intrínseco en cada uno de estos actos.
  • Las “vanguardias” para el saqueo, quienes provocaban el efecto arrastre sobre las personas que se sumaban, sean por condiciones de necesidad concreta, o quienes se encuentran vulnerados por la desesperación (o la malicia), provenían, bajo órdenes dirigenciales (pranes) de invasiones como la zona aledaña a Las Palomas, cerca del terminal Las Minas. Algunos afirmaron ver sujetos armados y/o encapuchados.
  • La sensación de desprotección fue vigente, dicen varias de las fuentes, ya alertas producto de la tensión previa en Cariaco.
  • Que la ciudad, ayer 15, estaba funcionando a medias. Llegando alguno a aseverar que las pocas motocicletas que transitaron recibieron dinero para provocar a las autoridades luego del decreto de la alcaldía que restringe el paso de motos por 72 horas.
  • Por confirmar se encuentran también denuncias que describen aún más la complejidad: en una de las ferreterías saqueadas también se encontraron, dice una fuente, bienes de primera necesidad encaletados. Bienes tales como pañales, azúcar y leche.
  • También fue un común denominador la consciencia sobre la situación, los peligros que pueden atentar contra la restitución de la calma y sobre las necesidades urgentes. Y todas pasan por la distribución justa de alimentos. Todas pasan por el funcionamiento blindado de los CLAP.

Operación vitrina: Cariaco y Cumaná en el laboratorio de la guerra

Desenmarañando, en primer lugar, lo que son datos concretos y condiciones objetivas locales, por un lado se vislumbra la mecánica que se busca emplear por tanteo en el país, ahí donde agarre mecha la operación siguiendo patrones operativos bastantes visibles; por el otro, atendiendo las necesidades inmediatas de la población y las problemáticas agudizadas críticamente, se evidencia la colución de los dos componentes como base necesaria para activar un dispositivo conocido. Al atender a elementos de contexto, ambas nociones se fortalecen. Punto por punto.

“Practicaron en Cariaco” antes de hacerlo en Cumaná, recordó Diosdado

Contexto político I. El estado Sucre ha padecido en las últimas décadas el narcovirreinato de Ramón Martínez (Podemos), la infectada “gestión” de Antonio Maestre y sus derivaciones; el azote del narcotráfico en los niveles más agudos en el territorio, la deuda histórica de ser uno de los estados más pobres de Venezuela; la condición periférica intrínseca de los estados limítrofes (en este caso, marítimos); los intereses duros y pesados de absolutamente todos los grupos de poder que apuntan contra el poder político y el chavismo; la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia y el mamarrachismo dialéctico de una parte muy considerable del espectro político sin distinguir partido alguno, y por lo tanto, la acentuación descarnada de los resortes de la guerra contra Venezuela que exacerban los ánimos y robustece la desesperanza.

Contexto político II. “Este es un pueblo muy volátil”, dijo una de las fuentes consultadas y bajo este marco no se puede tomar como un dato menor. El contexto socio-cultural, el temperamento particular de los pueblos de una región, la herencia histórica que ahí se trasluce materialmente en el carácter y la acción es un dato altamente funcional a la hora de diseñar el laboratorio. No es de gratis que los mejores boxeadores del país, en su gran mayoría, provengan de la zona. Tal “volatilidad” y el intento de conducción de ciertas acciones se tornan viables si en un contexto debilitado se mueven los hilos que son. A lo que se le debe agregar un dato más, igual de riguroso: Sucre es territorio política y electoralmente chavista y teniendo mucho en contra no ha dejado de reflejarse disciplinadamente en términos electorales (que no gratuitos). Incluso en la derrota electoral de 2015, la entidad conservó tres escaños (de siete) cuando en otros estados, en mejores condiciones socioeconómicas, se perdieron por completo. Hay un valor agregado en materia simbólica al afincarse en territorios como el sucrense. Tanto Cariaco como Cumaná son localidades gobernadas municipalmente por el PSUV.

Cariaco como globo de ensayo. Los acontecimientos que se desenlazaron en Cariaco, particularmente en El Cerezal, días antes de Cumaná, fue la medida. “Practicaron en Cariaco” antes de hacerlo en Cumaná, recordó Diosdado. Y en el acontecimiento que desembocó en el peor desenlace, la muerte por bala de Luis Josmel Fuentes (21), presentó, aparte de un acontecimiento con clara orientación encubridora, una operación de manual en materia mediática. El empleo de una cámara de combate (Comcam, que le dicen) en la que solamente se denuncian los disparos de la Guardia Nacional apuntando a la matriz que actualmente se desarrolla: la del gobierno totalitario que dispara represivamente con armamento letal contra la población hambrienta. La falta de respuesta inmediata en lo mediático y sobre el terreno (como se ha denunciado) facilitaron el intento de continuación, en Cumaná.

Porque así como el Ministerio Público envió un fiscal con competencia nacional, ya se encuentra detenido quien accionó el arma y la gobernación actuó de acuerdo a la ley, testimonios que no recogen los medios de la guerra contra Venezuela, denuncian 1) que previo al conflicto, fue notable la paciencia de la Guardia Nacional, que 2) dispararon primero pistoleros entre los manifestantes contra los organismos de seguridad, pero sólo se ha promovido la respuesta, 3) que al momento de desarrollarse los acontecimientos una vez más circularon imágenes falsas en redes, y 4) que previo a los hechos existieron reuniones conspirativas.

Cariaco como campaña. El “éxito” relativo de Cariaco dio pie al levantamiento de una campaña de consumo internacional bajo la pauta convencionalizada a la hora de “denunciar los excesos del rrrrégimen”. Es decir, podar y vestir todos los acontecimientos cargados del dolor de los demás, moldearlo de acuerdo al discurso convencional y consumible para la mentalidad sumisa, y establecer así el proceso de intoxicación de los hechos, que, una vez más, encubren la perturbación del desarrollo de los CLAP en la región, porque a eso se anticipó el conflicto. La troncal 9, la carretera Cumaná-Carúpano (que pasa por Cariaco) también fue trancada.

Marianny Ortega, Milagros Paz y Mágica 99.1. Para eso, de forma inmediata y en paralelo a los acontecimientos en Cumaná, tres testigos, de la mano de la diputada Milagros Paz (Primero Justicia), fueron recibidos por la mayoría circunstancial de la Asamblea Nacional para que relataran su testimonio y acentuaran la lógica del espectáculo por encima de las verdades emergentes. Para mayor detalle, una de las testigas, arriada discursivamente por la diputada Paz, le concedió una entrevista el miércoles 16 por la mañana al periodista José Domingo Blanco, alias Mingo. Ahí se puede destacar, contradicciones más contradicciones menos, el perfil rentable para el testimonio: Ortega dijo que nunca había votado por ninguno, que era apolítica, pero igual se sentía “decepcionada” del chavismo. Cuando le tocaba declarar, tanto Mingo como Paz se ocupaban de responder por ella, acentuando únicamente el remitirse al video (no los videos) del incidente en El Cerezal, reduciendo todas las acciones al discurso de que es por los CLAP y las protestas exclusivamente “por hambre”. Escuche acá la entrevista.

Múltiples datos corroboran el carácter de laboratorio en los hechos sucrenses

La mecánica de Cumaná. Una secuencia mediática del 15 da noticia de muchos elementos que, puestos en orden, corroboran el carácter de laboratorio:

  • Antes de que trascendiera cualquier noticia del conflicto en la capital sucrense, el diputado José Guerra y la misma Milagros Paz, desde Caracas, tubeaban por sus cuentas tuíter, con cifras específicas sobre el saqueo (el lanzar los tubazos sobre el saqueo es una práctica que se ha evidenciado en episodios anteriores, con actores políticos igual de concretos).

Colapsada Cumaná por protestas comida. Cierres de calles, barricadas y algunos saqueos. El pueblo con hambre se desborda. 1.15 pm

harta del hambre amaneció en las calles! Este país no aguanta un minuto más, Nicolás vamos a revocarte!

MISIÓN VERDAD
Anuncios