La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció este jueves que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dio un golpe de Estado a la instancia internacional al tratar de convertir el foro en un espacio de beligerancia partidista al presentar un informe de carácter desestabilizador que marca un precedente de intervención contra la soberanía de los Estados miembros del organismo.

“Luis Almagro ha dado un golpe de Estado a esta organización” señaló la ministra para Relaciones Exteriores al culminar la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, realizada en Washington, Estados Unidos, donde Almagro nuevamente fracasó al presentar un informe (basado en datos difusos y falsos de twitter) para solicitar la activación de la Carta Democrática contra el pueblo venezolano.

El presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Henry Ramos Allup, había anunciado con gran volumen mediático que tenía un derecho de palabra en el foro, pero no fue más que una una reunión privada con Almagro antes de la sesión para afinar detalles del informe que arremete contra la soberanía del país.

En la sesión, Rodríguez recordó que este foro es un espacio para la convergencia de los jefes de Estados americanos, que representan a sus naciones y dirigen sus relaciones exteriores, por lo cual permitir la beligerancia de voceros partidistas en calidad de representantes de los países lesiona la institucionalidad y desconoce a los gobiernos electos democráticamente.

La Canciller alertó a los demás Estados sobre la gravedad de este acontecimiento, ya que, lejos de contribuir a superar la coyuntura económica y política que atraviesa Venezuela, Almagro sentó un precedente negativo que en el futuro puede ser empleado contra la institucionalidad de otros países miembros.

“Lo único que él ha hecho es facilitar el empoderamiento y la beligerancia internacional a quien no le corresponde”, dijo Rodríguez quien indicó que el Estado venezolano se reserva las acciones legales contra Ramos Allup por usurpación de funciones de política exterior de Venezuela,  una falta advertida recientemente por el Poder Judicial venezolano.

Rodríguez alertó que que el informe de Almagro, apoyado por la oposición venezolana, coincide con lo anunciado en octubre de 2015 por el gobierno estadounidense sobre una “crisis” en Venezuela que de agravarse, Washignton estaría dispuesto a enviar sus fuerzas militares “si un organismo internacional se lo pidiera”.

En la sesión Almagro habló de activar la Carta Democrática. Sin embargo, después de su intervención, muchos de los Estados miembros de la OEA -salvo la delegación de EEUU- coincidieron en la importancia del diálogo impulsado por Venezuela, con apoyo de Unasur y la participación de los ex presidentes José Luis Zapatero (España), Martín Torrijos (Panamá) y Leonel Fernández (República Dominicana).

Ninguna delegación hizo mención expresa de activar la Carta. Al contrario, las delegaciones diplomáticas recalcaron la importancia – como ocurrió con la representación Antigua y Barbuda,Ronald Michael Sandres- de la labor de la OEA, “que está para establecer paz, justicia y democracia las naciones y no para fomentar intervenciones”, dijo Sandres quien lamentó que el informe de Almagro fuera alimentado por titulares de prensa y no con datos veraces.

El informe de Almagro causó que el embajador permanente de Bolivia ante OEA, Diego Pary, retirara en nombre de su país, la confianza hacia el secretario general de la OEA por promover acciones intervencionistas que buscan encaminar al bloque hemisférico a su pasado del golpes de Estados e intervenciones extranjeras contra naciones soberanas.

“Nuestro apoyo al secretario general fue transparente, sin condicionamientos al momento de su elección, pero hoy queda en evidencia que actúa al margen del mandato de los Estados y las normas de la organización, desconociendo a un Estado miembro, a un Gobierno legítimo y constitucional” en referencia a la postura asumida por Almagro respecto a Venezuela .

Rodríguez ratificó la disposición de Venezuela al diálogo, a pesar que hay sectores extremos de la oposición venezolana que se niegan a dialogar porque esperan la aplicación de la Carta Democrática “tal y como se los prometió el secretario general de esta organización” agregó.

AVN

Anuncios