Elizabeth Aguilera Vegas, la dirigente comunitaria del PSUV (el mayor de los partidos del chavismo) asesinada a tiros en un sector popular de Caracas, fue sometida a “crueles torturas” por los sicarios que luego le dispararon y quemaron su cuerpo la noche del pasado lunes.

Así lo reveló en su cuenta de la red social twitter el periodista Wilmer Poleo Zerpa, coordinador de la fuente de sucesos en el capitalino diario Ultimas Noticias.

En una serie de seis mensajes Poleo precisó detalles sobre el crimen que ha conmovido a la capital venezolana y ha llenado de indignación a la militancia del base del chavismo.

Uno de los detalles indica que quienes ordenaron el asesinato fueron los sujetos apodados “El Coqui” y “El Gordo”, quienes dirigen las bandas criminales paramilitarizadas que operan en los barrios de la Cota 905, un denso sector de colinas con viviendas informales localizado muy cerca del centro de Caracas.

Asimismo Poleo denunció que tras conocerse el asesinato “ni un solo policía subió a la Cota 905” y que los familiares de Aguilera fueron obligados por los mismos delincuentes a abandonar el sector, mientras que su esposo era buscado para también asesinarlo.

Finalmente, en el último mensaje sobre el tema el periodista informó que fuentes policiales confiables le habían referido que el delincuente apodado El Coqui (Carlos Luis Revette) actuaba como confidente de las autoridades y que por ese motivo la policía no ingresaba a sectores de la Cota 905.

APORREA

Anuncios