La defensa y protección de los Derechos Humanos es una política permanente del Estado venezolano, pues constituye en sí el centro de acción del Gobierno Bolivariano, sostuvo este martes la ministra para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, durante el Debate de Alto Nivel sobre las garantías fundamentales, que se realiza este martes en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“En Venezuela surgió un modelo garantista, promotor y protector de los Derechos Humanos”, manifestó la canciller, al tiempo en que reiteró que pese a la coyuntura económica que atraviesa el país, como consecuencia de una guerra no convencional orquestada por sectores imperiales, y la baja en los precios del petróleo, en Venezuela se exhiben pasos importantes en ese sentido.

Y es que la defensa sostenida de los derechos fundamentales en Venezuela es una conquista alcanzada en 1999, tras la aprobación de la Constitución Bolivariana, que recogió de manera popular la voz de un pueblo que la aprobó, el 15 de diciembre de 1999, con 3.301.475 votos, mayoría traducida en 71,78 %.

A partir de esta fecha, Venezuela daba los primeros pasos hacia la reivindicación de las luchas sociales, especialmente la inclusión de quienes históricamente habían sido excluidos: los pobres, pues con el nuevo texto constitucional —que dedica su capítulo III a la protección de los derechos humanos— sus necesidades fueron atendidas.

Todo ello permitió dejar atrás las políticas de violación sistemática de los derechos humanos que signaron los gobiernos de la Cuarta República, entre 1958 hasta 1998.

Hoy, sin duda, “en Venezuela existe un modelo promotor y garante de los derechos humanos, que ha estado bajo ataque de la derecha internacional al servicio de factores imperiales”, alertó la canciller Rodríguez, citada en un boletín de prensa del Ministerio para Relaciones Exteriores.

“Hoy a Venezuela se le criminaliza su modelo y se violentan sus principios de la autodeterminación de los pueblos. Los Derechos Humanos son el centro de acción de la República Bolivariana de Venezuela”, subrayó Rodríguez y mencionó que una evidencia de ello es que “Venezuela es uno de los primeros países de la Comunidad Internacional que está en cabal cumplimiento de los objetivos de las Metas del Milenio y la reducción de las desigualdades”.

Asimismo, agregó: “Creemos profundamente en el derecho a la paz como un derecho fundamental que traspasa el resto de los derechos humanos, de una forma independiente, progresiva e integra y universal; sin dejar de lado el derecho a la patria y al futuro de los pueblos”, cita la nota de la Cancillería venezolana.

Por otra parte, la ministra para Relaciones Exteriores en su exposición abogó por el respeto a la autodeterminación de los pueblos, principio contemplado en la ONU; en este contexto, denunció que hoy se le está violentando dicho principio al pueblo de Venezuela, “que decidió y optó por un modelo de desarrollo, un modelo inclusivo para la mayoría de la población”.

AVN

Anuncios