Hoy se cumplen 200 años del fallecimiento del Generalísimo Francisco de Miranda; político, militar, diplomático, escritor, venezolano, considerado El Precursor de la Emancipación Americana contra el Imperio español.

Miranda fue colaborador en la Independencia de los Estados Unidos, la Revolución Francesa y posteriormente de la Independencia de Venezuelana, siendo líder del Bando Patriota y gobernante de nuestra Primera República.

Este venezolano y latinoamericano universal, falleció olvidado y abandonado en una triste prisión de Cádiz, 27 años después de la Toma de la Bastilla. Fue toda una coincidencia en la que este ilustre prócer muere en un aniversario de la Revolución por la que luchó, y la cual significó la ruptura entre la sociedad occidental feudal y la occidental contemporánea, en la que se dio el tránsito de la sociedad estamental y heredera del feudalismo, a la sociedad moderna, con la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano como bandera.

Su vida:

Francisco de Miranda nació en Caracas el 28 de marzo de 1750. Sus padres fueron Sebastián de Miranda y doña Francisca Rodríguez. Estudió Medicina en la Universidad de Caracas, pero lo interrumpió para trasladarse a España y seguir la carrera militar.

Viajó durante casi toda su vida, participando en conflictos armados al servicio de diversos países, entre los que destacan tres guerras a favor de la democracia: la Independencia de los Estados Unidos la Revolución Francesa (acontecimiento del que fue protagonista destacado, por lo que le fue otorgado el título de Héroe de la Revolución) y las Guerras de Independencia Hispanoamericana.

Se destacó en la política como un firme defensor de la independencia y la soberanía de las naciones a escala internacional.fue militante del grupo político moderado conocido como Girondino, en Francia, fue firmante del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela, impulsor y líder de la Sociedad Patriótica y también fue el creador del proyecto geopolítico conocido como Gran Colombia, sobre la cual Simón Bolívar trataría de llevar a cabo tras la liberación de Colombia, Ecuador y Venezuela en 1826.

Miranda fue un militar prodigioso, puesto que formó parte de las filas del Ejército Español y del Ejército Francés, alcanzando los rangos de Coronel y Mariscal. Además, detentó el rango de coronel en el Ejército Ruso, concedido por Catalina II la Grande y fue el primer comandante en jefe de los ejércitos venezolanos, obteniendo el título de Generalísimo.

Su nombre está grabado en el Arco del Triunfo de París. Su retrato forma parte de la Galería de los Personajes en el Palacio de Versalles; su estatua se encuentra frente a la del General Kellerman en el Campo de Valmy, Francia.

Antecedentes de su fallecimiento:

El 19 de abril de 1810, Venezuela inició su proceso independentista, por lo que Simón Bolívar persuadió a Miranda para volver a su tierra natal y fue nombrado general del ejército. Cuando el país declaró formalmente su independencia el 5 de julio de 1811, tuvo el honor de firmar el Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela. En 1812, asumió la presidencia con poderes dictatoriales, tras ser nombrado Dictador por el Congreso con el rango de Generalísimo.

Las fuerzas realistas contraatacaron, pero Miranda era incapaz de pasar a la ofensiva por las constantes deserciones que se daban en sus fuerzas. Miranda intentó resistir el ataque realista pero la caída de Puerto Cabello (bajo el comando de Simón Bolívar) a manos españolas, la rebelión de los esclavos de Barlovento así como el creciente número de los ejércitos españoles que lo atacaban, Monteverde desde Valencia y Yáñez desde Calabozo le hicieron imposible resistir.

Temiendo una derrota y desesperado, Miranda firmó un armisticio con los españoles en julio de 1812 en la ciudad de San Mateo. Mientras Miranda esperaba en el puerto de La Guaira para embarcarse al exterior, un grupo de oficiales patriotas, apresaron a Miranda y los entregaron a las autoridades realistas.

Prisión y muerte:

Desde el puerto de La Guaira, Miranda fue transportado al Castillo San Felipe de Puerto Cabello, donde a principios de 1813, escribe desde su celda un memorial a la Real Audiencia de Caracas, exigiendo el cumplimiento de la capitulación de San Mateo. El 4 de junio de 1813 es trasladado hacia la fortaleza de El Morro, ubicada en Puerto Rico y de allí a España donde es encerrado en el calabozo del penal de las Cuatro Torres del arsenal de la Carraca en San Fernando. Allí sólo recibió algunas noticias y ayuda de algunos amigos. Miranda planea escapar hacia Gibraltar pero un ataque de apoplejía frustra sus planes y muere, a los 66 años de edad, el 14 de julio de 1816.

Legado:

Como atrapado por una incansable locura, Miranda dedicó su vida a conseguir su sueño, llegando incluso a morir por el mismo. Poseedor de privilegios en todos los sentidos.

Miranda hizo a un lado toda una vida de lujos, riquezas y comodidades, y se dedicó con tesón y esmero a la causa de la independencia americana.

En el año 2013, a los 197 años de su muerte, nuestro eterno comandante Chávez expresó: “un día como hoy murió en La Carraca el generalísimo Francisco de Miranda, él está vivo en nosotros, con su grito de igualdad y fraternidad”… “Miranda dejó una gran huella en las luchas emancipadoras”… “Hay que recordar a Miranda y vivir en él y con él”.

Los restos mortales del Generalísimo siguen siendo buscados por el gobierno venezolano con intensas pesquisas y la ayuda de expertos forenses.

YVKE

Anuncios