El pueblo nicaragüense se apostó en la plaza La Fe para festejar junto a su presidente Daniel Ortega e invitados internacionales

“Hace 37 años, nuestra generación joven vio en el pueblo de Nicaragua una luz que se encendía con la victoria de la juventud sandinista”, destacó ayer el presidente Nicolás Maduro, durante la celebración de un año más de Revolución Sandinista en Nicaragua.

El pueblo nicaragüense presenció en la plaza La Fe, la visita del jefe del Estado venezolano, Nicolás Maduro; la canciller Delcy Rodríguez; el primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel; el expresidente de Honduras Manuel Zelaya, y el presidente del Frente Farabundo Martí, Salvador Sánchez Cerén.

El Presidente destacó durante su intervención, que el triunfo de la Revolución Sandinista representó para América “un despertar de la rebeldía frente al imperialismo yanqui”.

Resaltó que los países de América Latina estuvieron enfrentados durante el siglo XX y ahora, en el siglo XXI, contra el imperialismo norteamericano; por ello recordó cómo el 1° de enero de 1959, la Revolución Cubana se hizo con el poder en La Habana.

“20 años después Nicaragua levantaba su bandera roja y negra del Frente Sandinista y con el comandante Daniel Ortega, América Latina volvía a vibrar (…). En 1999 comenzaría la Revolución Bolivariana y sería la Revolución que despuntaría en siglo XXI, hacia el nuevo socialismo”, apuntó el primer mandatario nacional.

Agregó que las revoluciones en los países de Latinoamérica han hecho posible creer en la unión “con la que soñaron (Simón) Bolívar, (Antonio José de) Sucre, Francisco Morazán; luego en el siglo XX inspirados en los sueños de Emiliano Zapata, Pancho Villa, de Augusto César Sandino y de tantos otros que levantaron la dignidad de Nuestra América”, dijo.

Reiteró la importancia de la existencia de las revoluciones y los revolucionarios para los pueblos en América Latina.

“Las revoluciones, los revolucionarios somos los únicos que hemos hecho posible el renacer de la historia profunda de nuestro pueblo y son las revoluciones las que han hecho posible el renacimiento del amor y la unión de la América Latina, el reconocimiento de que somos hermanos, que somos hermanas en una sola bandera, la independencia, la dignidad, el antiimperialismo. Hoy podemos decir somos una sola bandera, un solo pueblo, un solo camino”, destacó el presidente Nicolás Maduro durante su intervención en Nicaragua.

Ataques de la derecha mundial

El jefe del Estado aprovechó la oportunidad para denunciar ante el mundo los reiterados ataques del imperialismo norteamericano, a los que calificó como una obsesión en contra de la Revolución Bolivariana.

“La élite imperialista de Estados Unidos tiene una verdadera obsesión fatal contra la Revolución Bolivariana, por eso hay que apretar en la voluntad férrea”, manifestó.

“La derecha cree que puede barrernos de la historia, siempre lo ha creído y siempre lo ha intentado. Desde hace 40 meses en Venezuela, desde el día que partió nuestro Comandante a la vida eterna”, manifestó.

Se refirió al golpe de Estado en Brasil contra la presidenta constitucional, Dilma Rousseff.

“Le toca al pueblo brasilero retomar las riendas de la democracia y de los cambios progresistas”, agregó.

Finalizó pidiendo un reconocimiento para el presidente nicaragüense “por su lealtad, por su perseverancia, por su lealtad a las banderas originales de Sandino”.

Invitados Especiales

El primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel, en representación de la Revolución Cubana expresó que “el imperialismo ha lanzado una ofensiva para restaurar su hegemonía y por eso arremeten contra la Revolución Bolivariana de Venezuela”.

Destacó que de igual forma el imperialismo norteamericano intenta desestabilizar los procesos políticos de Bolivia y Ecuador.

De igual forma, el presidente del Frente Farabundo Martí, Salvador Sánchez, acotó que la Revolución Sandinista consolidó esperanzas e hizo creer que sí es posible crear sociedades más justas, para ofrecer calidad de vida a los pueblos.

Por último, Sánchez Cerén denunció que la derecha continental organiza una ofensiva neoliberal contra las revoluciones.

_______________________________

128483

Ortega: Venezuela libra la batalla más dura

En el marco de la celebración de los 37 años de la victoria del triunfo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), ante la feroz dictadura de Anastasio Somoza, el presidente de la República de Nicaragua, Daniel Ortega, aseguró que a Venezuela le ha tocado librar “la parte más dura de la batalla porque el enemigo sabe que derrocando a Venezuela afectan la moral de los pueblos de Nuestra América”, expresó el líder centroamericano.

“Por eso parecen tan empeñados, por eso es que el presidente Obama luce tan obsesionado, pensando que con esa ofensiva en contra de Venezuela, va a alcanzar unos cuantos votos más en las próximas elecciones, cuando esa batalla de Estados Unidos no se decide en Venezuela, se decide en Estados Unidos”, subrayó.

Ortega destacó que el Comandante Supremo Hugo Chávez designo al presidente Nicolás Maduro para comandar la batalla antiimperialista en la República Bolivariana.

“Sabemos que la responsabilidad es enorme, gigantesca, pero tenemos la confianza, tenemos la seguridad, tenemos la convicción, de que hay suficientes recursos morales en el pueblo bolivariano, en el pueblo venezolano, para resistir y vencer”, afirmó.

Revolución por el pueblo

El presidente Daniel Ortega destacó que el índice de analfabetismo que existía previo a la llegada de la Revolución Popular Sandinista superaba 67%, razón por la que el primer objetivo de ese movimiento progresista fue educar al pueblo y reducir ese porcentaje.

“Es más fácil esclavizarlos, explotarlos y someterlos (…), porque un pueblo sin cultura es más fácil de doblegar, de dominar. Por eso cuando triunfa la Revolución, la primera batalla fue acabar con el analfabetismo, junto a la juventud, con los de secundaria, con los universitarios, fue la consigna revolucionaria”, agregó.

Finalmente expresó la necesidad de avanzar en el siglo XXI, por la humanidad y la salvación del planeta, invirtiendo los recursos destinados para las guerras, en frenar y revertir el recalentamiento global.

“Bastaría agarrar todos esos recursos y orientarlos en programas de orden económico, social, productivo, educativo, dirigido a los países en vías de desarrollo, dirigidos hacia los países africanos, y es ahí donde está la solución del tema de la migración sobre Europa”, exhortó Ortega.

MICHAEL GUTIÉRREZ / PAÚL MARTÍNEZ / CIUDADA CCS

Anuncios