El presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció que a partir del primero de septiembre, con el apoyo del poder popular, el Gobierno activará una gran ofensiva socioeconómica, con el firme propósito de derrotar la guerra no convencional perpetrada por sectores de la derecha y de esa forma consolidar la Revolución Bolivariana.

Durante un acto de entrega de tarjetas de la Gran Misión Hogares de la Patria en La Guaira, estado Vargas, el Jefe de Estado explicó que esta ofensiva se realizará a través de tres líneas de acción: la máxima protección del pueblo, el robustecimiento la Gran Misión Abastecimiento Soberano y el fortalecimiento de la conciencia política popular de los venezolanos y su organización.

“En estos días de agosto estamos preparándonos para el cierre de año 2016, defendiendo el salario, el trabajo, las misiones, construyendo las viviendas (…) O somos revolucionarios o no somos nada, desde el primero de septiembre arranca esta ofensiva revolucionaria integral en todos los campos de la economía, la política, la moral”, afirmó el jefe de Estado en la actividad transmitida por VTV.

Allí, explicó que con la primera línea se ampliarán todos los proyectos, misiones y grandes misiones apara avanzar en la consolidación de la agenda de la felicidad social.

Destacó que para garantizar el éxito de la Gran Misión Abastecimiento Soberano se tomará el control de los procesos productivos y distributivos de las industrias que previamente han sido articuladas en estos últimos meses, para generar un nuevo esquema económico que permita supera el rentismo petrolero.

Maduro aseveró que para desarrollar esa gran ofensiva es necesario el fortalecimiento de los valores de lucha, de las bases de las misiones socialistas, de la organización popular para el combate de esos factores desestabilizadores.

“¿Cuál es el camino de la patria que nos enseñaron los libertadores ? ¿Cuál es el camino glorioso heroico de esta tierra venezolana, de esta tierra latinoamericana y caribeña que nos enseñaron hombres como Hugo Chávez, como Ezequiel Zamora?”, se preguntó el mandatario, a lo que exhortó a los revolucionarios a “definirse hay que definirse; o somos honestos y revolucionarios patriotas o no somos nada”.

Por ello, llamó a los integrantes del poder popular, líderes chavistas e integrantes del gobierno a “fortalecer nuestra moral, nuestra espiritualidad, hacerla y rehacerla (…) a salir del pecado, del individualismo, del ‘sálvense quien pueda’ de la indefinición”.

“Vamos a hacer lo que nos enseñó Chávez, luchar, construir, proteger y ayudar a l pueblo, educarnos, fortalecernos moralmente unirnos”, añadió el Jefe de Estado.

Incremento para familias más vulnerables

Durante este acto, el Presidente anunció el aumento del monto de la tarjeta de la Gran Misión Hogares de la Patria de 14.500 a 30.000 bolívares mensuales.

Resaltó que este incremento –que constituye más del 100 %– representa un apoyo integral en materia de alimentación, educación, cultura y deporte para las familias más vulnerables.

“En Venezuela, la pobreza crítica es muy distinta que la que había hace 20 años. Antes, el pueblo era huérfano, hoy no. Hoy puede acudir, con una carta, con una sonrisa, y será atendido con las misiones, y las Bases de Misiones y con los Comités Locales de Abastecimiento y Producción”, aseveró.

Señaló que los recursos para respaldar el incremento de las tarjetas de Hogares de la Patria provienen del aumento de la gasolina, de los impuestos y de los ahorros de este año.

A través de este plástico, las familias reciben un apoyo económico directo para la adquisición de alimentos y medicinas en establecimientos comerciales.

Se prevé que este 2016 se entreguen 500 mil tarjetas a familias priorizadas.

Perfeccionar Bases de Misiones

Como parte de la protección al pueblo, el presidente de la República exhortó a los integrantes del poder Ejecutivo a perfeccionar el funcionamiento de las Bases de Misiones Socialistas.

“Estamos supervisando de manera directa las Bases de Misiones socialistas. Y las Bases de Misiones Socialistas tipo 1, como ésta para combatir la pobreza extrema, y las tipo 2 para atender a las comunidades, urbanismos, tienen que funcionar de manera perfecta”, expresó el mandatario nacional.

Dichas Bases de Misiones Socialistas están conformadas por tres módulos desde los que se gestionan las misiones sociales, programas de protección creados durante los últimos 11 años de Revolución Bolivariana, que gozan de amplio reconocimiento nacional e internacional por su eficacia para elevar las condiciones de vida de los venezolanos.

Mediante módulos de salud, educación y alimentación el Gobierno ofrece atención integral a familias que lo requieren y de manera especial a aquellas que están en situación de pobreza extrema.

Tras 17 años de Revolución Bolivariana, el pobreza extrema descendió de 10,8 % en 1998 a 4,78% en 2016.

Organización popular

En la Base Socialista Robert Serra, ubicada en el sector Paraíso Azul de Vargas, Maduro reiteró que la organización popular debe fortalecerse y de esa manera garantizar y consolidar el abastecimiento y distribución de los alimentos prioritarios, con la participación activa de las comunidades, a través de una modalidad de entrega de productos casa por casa.

Actualmente mafias al servicio de la derecha arrecian su ataque en los sistemas de distribución de alimentos, con el desvío de los productos de primera necesidad para el contrabando, para generar malestar y desestabilización en el país.

Es por ello que el Mandatario consideró que los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), como expresión del poder popular, deben constituirse en ejes de un nuevo sistema distributivo comunal, que permita ayudar a las familias en la obtención de los productos sin intermediario.

“Los Clap debemos fortalecerlos en su organización, distribución, la producción, y pensar los pasos futuros”, manifestó e hizo énfasis en la necesidad de avanzar especialmente en generar productos con marca venezolana, y con ello superar el modelo importador heredado de los gobiernos de la IV República, cuyo autores pretende hoy arrodillar al pueblo con una guerra económica.

“Estamos enfrentado un monstruo de mil cabezas: la guerra económica, porque (actualmente) el sistema distributivo y el sistema comercializador de todo el país, en un 95%, está en mano de los distribuidores privados y son cuatro o cinco grupos distribuidores del país que controlan todo lo que es el metabolismo y el mecanismo de distribución”.

Mencionó que para revertir esa realidad fue creada también la Gran Misión Abastecimiento Soberano, con la que “vamos a poner gobierno, orden, autoridad, para construir un nuevos sistema distributivo y comercializador”.

AVN
Anuncios