Jabón en polvo, harina precocida y leche fueron parte de los hallazgos

> El Mercado de Quinta Crespo y panaderías también se fiscalizaron

Con un despliegue de 605 funcionarios de la Gran Misión Abastecimiento Soberano y Seguro (GMASS), el día de ayer se llevó a cabo una inspección sorpresa en varios establecimientos de la avenida Baralt, donde fueron incautados mil 500 kilos de mercancía acaparada.

El superintendente nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos, William Contreras, en compañía de los jefes de la REDI del Distrito Capital M/G José Ornelas; REDI Miranda G/D, Carlos Martínez; superintendente de Sunagro, Menry Fernández, y el jefe de Gobierno del Distrito Capital, Daniel Aponte, inició el operativo a las 8:00 am con la inspección de 61 locales adyacentes al mercado municipal.

Durante el recorrido fue abordada la licorería y confitería La Gran Casona, donde se hallaron mil kilos de mercancía de distintos rubros como harina pan y de trigo, jabón para lavar en polvo y de panela, champú, acondicionador, y artículos de higiene personal, entre otros, escondidos en cajas y cavas donde se debería guardar el licor del establecimiento.

Tras este hecho resultaron detenidos seis ciudadanos, entre dueños y empleados, por comisión de ilícitos socioeconómicos, procedimiento establecido por la Ley Orgánica de Precios Justos y la Ley Orgánica de Seguridad y Soberanía Alimentaria.

“Estamos interviniendo estos espacios para corregir lo necesario y que sea el ejemplo de las victorias tempranas que debemos tener para ganar la guerra económica, hemos identificado establecimientos alrededor del Mercado Municipal de Quinta Crespo que contribuyen al bachaqueo corporativo y al detal”, señaló.

En relación con los productos incautados en la licorería informó que serán contabilizados y otorgados a los CLAP de la zona para su posterior venta. “Además encontramos en una edificación cercana denominada como las invasiones, importantes cantidades de productos que eran destinados a la reventa”, dijo.

DESIGNAN NUEVAS AUTORIDADES

El Mercado de Quinta Crespo también fue inspeccionado por fiscales de la Sundde, quienes supervisaron 180 locales donde se evidenció sobreprecio en verduras y hortalizas.

Además, el jefe de la REDI del Distrito Capital, M/G José Ornelas, informó que la autoridad única de este Mercado de Quinta Crespo, por instrucciones del general en jefe Padrino López y del presidente Nicolás Maduro, es el contralmirante Rafael Humberto Padrón, quien se encargará de supervisar de manera constante todas las ventas dentro del recinto.

“Si mantenemos la presencia de nuestros funcionarios en estos espacios, estamos seguros de que bajará la presencia de los bachaqueros. Se ha observado que el bachaqueo ocurre en las afueras del mercado, incluyendo la complicidad de algunos apartamentos aledaños a la zona, invasiones donde se encontraron importantes cantidades de alimentos y productos de higiene”, manifestó.

Agregó que a través de denuncias hechas por los mismos usuarios y vecinos de la zona, se conoció que en horas de la noche se propicia “el bachaqueo corporativo por parte de los mayoristas que operan en este sector, quienes venden por bultos a los bachaqueros”.

SUPERVISIÓN DE PANADERÍAS

Como parte de este operativo, funcionarios de la GMASS verificaron la distribución de harina de trigo panadero destinada a los establecimientos ubicados en los estados Vargas, Miranda y Distrito Capital.

Por tal motivo se inspeccionó la empresa Molinos Carabobo (Mocasa) ubicada en el sector de Quinta Crespo, donde se constató el inventario de 452 mil kilos, la misma debe cubrir las necesidades de al menos 600 mil familias.

Ante este caso, el superintendente William Contreras informó que se ordenó la instalación de una comisión de la GMASS para garantizar el seguimiento a la distribución del producto a las panaderías ubicadas en las entidades antes mencionadas.

Por su parte, en la panadería Sandrita Deli se hallaron 50 sacos de harina de trigo panadero pero no había producción del pan canilla o campesino. El dueño del lugar dijo que no producían más por el día, ya que no podía costear los gastos a los empleados.

En ese sentido, Contreras enfatizó que el Gobierno hace un esfuerzo para importar la harina de trigo que debe ser destinada en su mayoría para la fabricación de pan salado (canilla y sobado) y que llegue a precio justo.

“Hay panaderías que solo hacen cachitos y dulces, cuando la gente lo que necesita realmente es el pan salado, o aplican el condicionamiento de venta porque se excusan que no venden porque no tienen el tique, es responsabilidad de cada comercio la atención a sus clientes. Además están condicionando la compra del producto”, denunció.

Por su parte, el jefe de Gobierno del Distrito Capital, Daniel Aponte, resaltó el rol desempeñado por el pueblo venezolano en el acompañamiento de los operativos desarrollados por la GMASS.

Asimismo, condenó los señalamientos de consorcios empresariales como Fedecámaras “que dicen que el Gobierno no da las divisas para la importación del rubro y estamos comprobando el abastecimiento de esta empresa que cuenta con las capacidades de distribución y comercialización sin problema alguno”.

“Esto es una batalla de todo el pueblo, solo unidos lograremos derrotar a estos enemigos de la Patria, quienes juegan con las necesidades de los ciudadanos. Que se preparen quienes juegan con el hambre del pueblo”, subrayó.

Sin embargo, ayer las panaderías que se encuentran en la avenida Fuerzas Armadas y Urdaneta vendían los panes salados como campesino y canillas sin restricciones, esto luego de que se dieran a conocer las sanciones que impondrá la Sundde en locales que tengan colas de usuarios para adquirir pan.

ISAMAR FEBRES / CIUDAD CCS

Anuncios