El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó el cese definitivo al fuego contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP) a partir del próximo lunes 29 de agosto.

“Quiero informarles a los colombianos que como jefe de Estado y como comandante en jefe de nuestras Fuerzas Armadas, he ordenado el cese definitivo al fuego con las Farc a partir de las 00:00 horas del próximo lunes 29 de agosto.Se termina así el conflicto armado con las Farc”, señaló Santos luego de entregar al congreso el acuerdo final de paz entre el Gobierno y las fuerzas insurgentes, firmado el miércoles en La Habana.

Santos señaló que no podía decretar un cese al fuego definitivo hasta que terminara el proceso de paz con las Farc, el cual fue concretado ayer con la firma del acuerdo final tras cuatro años de negociaciones en Cuba. “La paz siempre es mejor que la guerra, la paz nos va a quitar el miedo con el que hemos crecido los colombianos después de tanto tiempo de conflicto armado”, reflexionó el Mandatario.

Consideró que la paz le va a permitir a los desplazados regresar a sus zonas y tener una vida digna.” La paz nos abre oportunidades que la mayoría de los colombianos nunca hemos visto” dijo en declaraciones transmitidas por Telesur.

Santos también entregó al congreso la solicitud para que se convoque al plebiscito el próximo 2 de octubre, con la finalidad que los colombianos decidan en votación popular si aceptan o no el acuerdo firmado en La Habana.

Los diálogos de paz entre las Farc-EP y el Gobierno colombiano se desarrollaron en La Habana, Cuba, desde 2012, con el propósito de poner fin a más de 50 años de conflicto armado entre ambas partes que ha dejado más de 250.000 muertos y más de cinco millones de desplazados.

Para que este acuerdo sea aprobado la opción del “sí” debe obtener -al menos- 13 % del censo electoral, equivalente a un mínimo de 4 millones 396 mil 626 votos.

El acuerdo busca tres objetivos en concreto: propiciar un escenario en el que todos los factores que provocaron la guerra en Colombia, y que hizo que se prolongara por tantos años, sea eliminado; crear las condiciones para que los grupos insurgentes que buscaban el poder y luchaban por reivindicaciones sociales a través de las armas ahora lo hagan a través de la política y mediante las urnas, y satisfacer los derechos de las víctimas mediante la verdad, la justicia, la reparación del daño y la no repetición de los hechos violentos.

AVN
Anuncios