Específicamente estos planes desmantelados a tiempo combinaban a operadores de la oposición venezolana con posesión de material explosivo, factores irregulares/paramilitares apostados en el oeste caraqueño y actos de sabotaje en áreas vitales para el país, como lo son la refinería Cardón del Complejo de Refinerías de Paraguaná y el sistema eléctrico nacional.

Un cúmulo de actos que buscaban generar las condiciones objetivas y subjetivas para un golpe de Estado, bajo una serie de modalidades de confrontación, violencia armada y acciones encubiertas que trasladen la responsabilidad directamente al chavismo de calle.

Plan de desestabilización: Daniel Ceballos, Yon Goicoechea y Carlos Melo

Reseña una nota de prensa del Ministerio de Interior, Justicia y Paz lo que fue encontrado en un dispositivo de almacenamiento informático (pendrive) propiedad de Daniel Ceballos: dos documentos (“Agenda de actividades #1S, primeras ideas” y “Planes 1S”) donde se encontraba un mapa geográfico con puntos sensibles de la ciudad de Caracas y la delegación de responsabilidad para coordinar saqueos y actos de violencia a Yon Goicoechea y a Carlos Melo, según la nota. A este último se le había asignado la zona de El Marqués.

A estos dos le fueron encontrados correas de cordón detonante (un tipo de explosivo), dos cilindros detonadores de 5 cm, 1.335 gramos de material ANFO, niples, entre otros instrumentos de interés criminalístico.

Un día antes, durante el desarrollo de una OLP en la parroquia Sucre de Caracas, fueron capturados 90 paramilitares en el barrio Macayapa, a escasos kilómetros del palacio de Miraflores.

Operación de simulación para generar violencia el 1 de septiembre

De acuerdo al portal La Tabla, el pasado día sábado fueron detenidos dos trabajadores de Empresas Polar en San Diego, estado Carabobo, por tener en su poder uniformes militares, cuyo uso por parte de personas no autorizadas es considerado un delito por la Ley para el Desarme y Control de Armas y Municiones. Estos dos trabajadores de la Agencia La Guacamaya de Empresas Polar en Valencia, identificados como Adhey Alexander Parra Villamizar y Génesis Coromoto Caruso Rizo, también fueron detenidos con las réplicas de tres fusiles modelos R15, M16 y M15, y dos pistolas Glock 17.

Los dos detenidos, de comprobada militancia opositora, fueron entregados por un delator y la versión policial comunicada por el director del Cuerpo de Investigaciones Penales y Criminalísticas (Cicpc), Douglas Rico, sostiene que la intención de estas dos personas era “simular en San Diego un ataque por parte de personas ilegalmente uniformadas como funcionarios militares o policiales”, para provocar posteriormente una reacción violenta de los asistentes a la concentración.

Según Rico, están a la búsqueda de quienes organizaban esta acción en San Diego, que coincide con las últimas declaraciones de Diosdado Cabello sobre la intención de la MUD de escenificar falsos actos de represión por parte de personas vestidas de militares.

Smolansky: financiamiento al terrorismo

El gobernador del estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora, lanzó una cadena de tuits el 31 de agosto para “reconocer el brazo financista, el brazo terrorista y el brazo armado de la irresponsable oposición tachirense y venezolana”:

  • Denunció que el alcalde de El Hatillo (Caracas), David Smolansky, “en días pasados en reunión en Posada Pie de Monte en San Cristóbal dio instrucciones de guerra” debido a que “Smolansky es el encargado de colocar en manos entrenadas las armas para cometer actos terroristas en Táchira y Caracas”. Sigue Vielma Mora: “Así lo dejó ver en reunión de alcaldes opositores que se llevó a cabo en Posada Pie de Monte en San Cristóbal con custodia de la Policía Municipal”.
  • Asimismo mencionó el nombres de empresarios y al rector de la Universidad Nacional Experimental del Táchira como “el brazo financiero desde hace 18 meses de los actos terroristas que pretenden desatar en el Táchira otra vez a partir del 1S”.
  • Cerró la serie de denuncias diciendo que Osmel García, asistente de Daniel Ceballos, es quien maneja los recursos (en dólares) para iniciar las guarimbas en el Táchira y que además “envió 65 terroristas entrenados a Caracas para cometer terribles actos vandálicos en la marcha del 1S”.

Sabotaje a la refinería de Cardón

Otra denuncia fue hecha por el ministro Luis Motta Domínguez:

Camaradas! Denunció el sabotaje de la refinería en Falcón. A las 2am sabotearon el TG1 y el TG3 de la refinería de Cardón! Parte del Golpe!

Sin embargo, el sabotaje “sólo afectó las operaciones de Cardón; Amuay quedó operativa sin contratiempo”, escribió vía Twitter el ministro Eulogio Del Pino. Por otro lado, al cierre de esta nota el gerente general del Centro de Refinación Paraguaná, Fernando Padrón, informó que se garantiza el suministro de combustible tras la deliberada interrupción eléctrica en Cardón.

Cabe mencionar que a tan sólo cuatro días de lo sucedido en Cardón, Motta Domínguez había confirmado un sabotaje al Servicio Eléctrico Nacional en el estado Zulia.

Focos de manifestaciones irregulares (hasta ahora 13:00)

Autopista Regional del Centro, a la altura de La Victoria (Aragua). Alrededor de las 11:30 am, ha comenzado a salir una serie confusa de mensajes por redes sociales denunciando enfrentamientos en la autopista, en dirección a Caracas. Denuncian cuentas opositoras de que se tratan de “colectivos” que trancan la vía. Pero, del mismo modo, cuentas con clara orientación chavista denuncian exactamente lo contrario: actores irregulares vestidos de rojo que bloquean la vía provocando un enfrentamiento.

Pero un dato contradice la especie de “colectivos armados que impiden el paso hacia Caracas”. Y es que desde cuentas de claro signo opositor, como la del medio web Caraota Digital y la cuenta personal del diputado de la Asamblea Nacional, Juan Pablo Guanipa, se muestran fotografías donde claramente se destacan autobuses Yutong (con el emblema “Transfalcón” del Gobierno Bolivariano), pintados con la consigna “Revolución y paz”, dificultando que un transporte con esas características traslade a asistentes a la concentración en Caracas (además de que, de ser así, está completamente fuera de hora con respecto a la convocatoria).

Fuentes cercanas a Misión Verdad convalidarían la versión de asistentes falconianos a la marcha chavista que fueron interceptados antes de las 11 de la mañana, precisamente en ese punto.

Como dato colateral (no menor), ya para el día de ayer 31 de agosto, Henrique Capriles Radonski, reseñó El Nacional, amenazaba con que la gobernación de Aragua iba a impedir la circulación a Caracas. Remantando: “Las personas van a seguir movilizándose y si el gobierno monta una guarimba, usted se baja de su carro y hace una protesta en el sitio donde estén los funcionarios hasta que abran las vías”. Instalando tanto el argumento como el tono narrativo perfecto para encubrir acciones que propalen el caos y la confusión.

Lo que podría marcar la impronta del tipo de acciones que pudieran intentar promover en las horas (o días) por venir.

Cierre provisional

Al ser ya las 13:21 del mediodía, la dirigencia opositora presente en la tarima de la MUD dio por realizado el acto. No es un dato menor, cuando tal decisión desdice la hora formalizada de cierre (14:00), y, siguiéndole la lógica narrativa de la “movilización masiva” todavía en marcha está dejando, entonces, una suma de cabos sueltos que todavía ni se despejan mediáticamente, ni se concretan por la vía de las acciones.

Ya en este punto, se puede afirmar que lo que se considera el acto formal para el 1 de septiembre, ultrapromovido como la “Toma de Caracas”, ofreció la siguiente fotografía del momento: ni de cerca la “concentración histórica” que publicitaron, ni se trató, tampoco, de una convocatoria menor. Lo que deja al aire una serie de datos, y por último las preguntas de rigor.

A saber:

  • Tomando como precedente el esquema movilización-confrontación que se desplegó en el primer trimestre de 2014, en el marco de “La Salida”, la ejecución de acciones de guerra urbana y disrupción de la calma siempre -siempre- comenzaban a intensificarse luego de realizarse los mítines; luego de que las figuras de la dirigencia abandonaran el lugar.
  • La situación no esclarecida y confusa en puntos como la ARC a la altura de La Victoria merecerán mayor escrutinio e investigación posterior. Por la combinación de elementos mediáticos, la marca de la violencia encubierta es una probabilidad más que cierta, amén de no haber sucedido ningún acontecimiento de rango espectacular en la primera parte de la jornada el día de hoy.
  • A razón de que los organismos de seguridad del Estado a lo largo de la última semana fracturó el espinazo logístico general, restando no sólo capacidad movilizadora de actores preparados para las acciones callejeras y/o armadas, que la seguridad se reforzó estratégicamente en los puntos críticos inhibiendo aún más el radio de acción, sino que es de dominio público que no fueron realizados actos, marchas y situaciones que se tenían preparados para los días previos, durante la fecha, y posteriormente (el pendrive de Ceballos).

Sin embargo, la condición de final abierto, de situaciones inconclusas, la generación de expectativas mal llevadas y la descomunal inversión que ha significado hasta ahora todo lo que involucra la producción de un evento de esta envergadura obliga a hacer, al mediodía del 1 de septiembre, las siguientes preguntas:

  • ¿Hasta dónde se han alcanzado los objetivos políticos, mediáticos y movilizatorios en el marco específico de la toma de Caracas?
  • Voceros políticos del chavismo de la talla de Diosdado Cabello y Freddy Bernal, respectivamente, han advertido que no caigamos en elementos de distracción, a la espera de los intentos por ejecutar factores sorpresas que se salgan del marco de acción de la convocatoria (Cabello) y que el plan, por más intento de la vocería formal de la MUD de concentrarlo en el día de hoy como fecha-hito, en realidad se trata de un plan de operativo que contempla acciones políticas a lo largo del mes de septiembre.

Visto así, y contrastando ambas afirmaciones con lo dado hasta ahora:

  • ¿Esto daría explicación a todos los cabos sueltos de la movilización que graneadamente llega a Caracas? ¿Cumplirán otras tareas a partir de ahora para los próximos días?
  • ¿Los focos dispersados, que no alcanzaron llegar a la capital, y que se emplazaron ahí en sus localidades, obedecerían al desarrollo táctico de “descentralizar la protesta” (Ramos Allup) preparan condiciones para una “toma suave” a lo largo de puntos específicos del territorio con miras a otro cronograma de acción? ¿O se trató contra todo pronóstico de una chapuza a secas?
  • ¿En qué punto se rearticulan las acciones específicas sobre el tablero venezolano con la acción y ejecución discursiva de los factores geopolíticos foráneos (OEA, Unión Europea, medios internacionales) a la luz de las actividades pautadas en Caracas para el 15 de septiembre, cuando se dé cita a la Cumbre del Movimiento de los No Alineados + China y el pretendido “efecto pivote” que podría tener la consolidación del golpe de Estado en Brasil?
  • Fuera de la fractura técnica evidente en el desarrollo de la agenda específicamente violenta de la marcha, desde la perspectiva política, lo que queda es una dirigencia desganada, que no se plantó ante sus seguidores bajo la promesa del cambio, de “el antes y el después”, de la Toma de Caracas como hito histórico fundante de su “cambio”, si algo queda palmariamente claro es que los asistentes a la concentración fueron abiertamente abandonados por sus líderes.
  • Desde la lectura estrictamente política, el gran peligro radica en ese vacío que se produce entre las expectativas en conjunción con el mediocre y achicopalado despliegue personal que tuvo el liderazgo MUD, es por donde podría correr la violencia.
  • Todavía es temprano para más conclusiones. La primera batalla la perdieron.
  • Señoras y señores, hoy es jueves. Y punto.
 MISIÓN VERDAD
Anuncios