El eco que genera la campaña en rechazo al presidente interino de Brasil, Michel Temer, se oye en todo el mundo y esto queda comprobado con el saludo que un empresario chino le dedicó al finalizar la cumbre del G-20, donde Temer buscaba apoyo debido a su impopularidad.

“¡Hola!, señor. Fuera Temer” (Hi, mister Fora Temer)” fue la frase usada por el empresario asiático, quien no deseó la ayuda de un traductor para dialogar con el interino brasileño.

La confusión del oriental se debe a las fuertes y constantes protestas en contra de Temer, quien desde que asumió la presidencia de Brasil ha generado una ola de rechazo debido, en parte, a las reformas que lleva a cabo.

En contexto

Una encuesta del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística revela que su gestión es aprobada solo por el 13 por ciento de los brasileños y el 70 por ciento de los consultados lo rechaza.

Por su parte, un peritaje realizado por especialistas independientes a petición de la defensa de Dilma Rousseff, arrojó que no existen pruebas que demuestren que la mandataria participara en las maniobras fiscales que derivaron en la apertura del juicio de destitución.

Rousseff, fue señalada de culpable de corrupción por el Senado y de este modo es apartada de forma definitiva de sus funciones como líder Ejecutiva. Con 61 senadores a favor, y 20 en contra, en un quorum de 81 senadores, la destitución de Rousseff se concretó de forma permanente.

Esta acción ha sido denunciada como un golpe de Estado, debido a que no existen pruebas que confirmen que la mandataria cometió un crimen de responsabilidad.

T/VTV/Telesur

Anuncios