El pueblo de Venezuela honrará este sábado al líder revolucionario Robert Serra, cuyas luchas sociales y compromiso político, son ejemplo entre los jóvenes militantes del chavismo.

Serra, nacido en Zulia, formó parte de la dirigencia estudiantil bolivariana y de la Comisión del Poder Popular estudiantil, en 2007. Luego, fue uno de los dirigentes más activos de la Juventud del Partido Socialista Unido de Venezuela (Jpsuv) en Caracas.

A los 23 años, fue electo como el diputado más joven a la Asamblea Nacional en los comicios de 2010. Con ello, abrió una nueva etapa en su vida política signada por el debate vehemente, especialmente ante factores de derecha en el parlamento.

Afianzó el acercamiento con las comunidades del país, en particular con los habitantes de La Pastora, donde residía al momento de su asesinato y el de su compañera María Herrera.

El hecho, ocurrido el 1º de octubre de 2014, fue un crimen planificado por el paramilitarismo colombiano en medio de un escenario de violencia promovido por la derecha nacional e internacional, con el propósito de gestar planes que buscaban desestabilizar a la nación y que comenzaron con las llamadas guarimbas.

Estas acciones, promovidas principalmente por Leopoldo López, dejaron un saldo de 43 personas fallecidas y más de 800 heridos.

La agenda de la extrema derecha —que aún se mantiene con el propósito de generar caos— buscaba en ese tiempo atacar a figuras vinculadas al proceso revolucionario, como denunció en diversas oportunidades el presidente de la República, Nicolás Maduro, y el dirigente revolucionario Diosdado Cabello.

Por el crimen contra Serra y Herrera fueron detenidas 12 personas, entre ellas el jefe de escoltas del parlamentario, Edwin Torres Camacho, conocido como “El Poli”, quien ofreció información a Leiver Padilla Mendoza, alías “El Colombia”, considerado como el autor material del asesinato. Julio Vélez también fue detenido por ser autor intelectual del delito.

En honor al joven parlamentario, días posteriores a su muerte, el presidente Maduro relanzó la Misión Jóvenes de la Patria con el nombre de Robert Serra, para ubicar a 30.000 mil jóvenes activistas en el liderazgo de proyectos comunitarios productivos, culturales y educativos.

Además de la misión, también se creó en 2015 la cátedra de Derechos Humanos en honor a Serra, con la que jóvenes y funcionarios de todo el país son formados como defensores en la materia.

El legado de Serra ha llevado a la juventud del país a participar en la construcción del socialismo, a través de la Juventud del Psuv, como base principal, y en las diferentes instancias juveniles como la Organización Bolivariana de Estudiantes (OBE).

AVN
Anuncios