Se trata de la colocación de productos importados de manera planificada y ordenada, por parte del Ejecutivo venezolano en articulación con empresas privadas nacionales y extranjeras (Colombia). Estos productos tienen la característica de no estar sometidos a precio regulado, de hecho, su valor es considerablemente alto en comparación a precios regulados y/o subsidiados, pero comparativamente bajos en relación a precios bachaqueros, que además son la condición en la cual compra un grupo importante e inestimable de la población.

El contexto. Sobre las variables políticas que conciernen

-En primer lugar, el PAC está diseñado como una medida fundada en lo político, más que en lo económico. El Estado lidia con el alto costo (no económico) de colocar este tipo de productos, partiendo del principio de que circunstancias excepcionales implican acciones excepcionales. Las variables de la coyuntura económica han impuesto un replanteo en la capacidad de respuesta por parte del chavismo y las instituciones políticas y sociales que lidian con una situación políticamente apremiante y adversa: hay que revertir el patrón inmutable de inestabilidad económica actual y sus factores componentes de gran peso, entre ellos, el desabastecimiento.

-Lidiando con el hecho de promover la rotación de productos que no están a precio justo, el Estado no vulnera a totalidad la Ley de Precios Justos, partiendo de que esta regula exclusivamente los bienes producidos o parcialmente manufacturados nacionalmente y aquellos importados bajo fórmulas de asignación de divisas oficiales. Esas categorías no aplican a los productos del PAC. A esto se asocia el principio de que la coyuntura ha cambiado la economía y que las estrategias deben reacomodarse..

El chavismo institucional parte del principio de que sin desmontar a totalidad el sistema de justiprecio, la eventualidad económica actual impone respuestas con mayor dinamismo y pragmatismo aunque puedan colisionar con las reglas del juego que el chavismo impuso en momentos económicos anteriores.

-La coyuntura económica venezolana no es una situación amable, una situación idílica, de normalidad económica donde se espera una superación del drama de manera hermosa y sin dolor. Es una situación de guerra originada desde el hecho político y agravada por factores sobrevenidos (precio del petróleo) y otros estructurales. Desde esos enunciados, romper la espiral de desabastecimiento implica actuar con lo que se tenga, golpear al desabastecimiento con lo que se pueda, desde varios frentes y pegando duro en simultáneo.

El PAC es una medida política y no convencional del chavismo

La colocación de los productos del PAC no puede analizarse aisladamente como la única acción de respuesta del Estado. Esta va en simultáneo con el fomento de la producción nacional de alimentos, inserción rigurosa y priorizada de divisas para importación de materias primas destinadas a la producción nacional de bienes esenciales, seguimiento y acompañamiento a plantas y puertos y la incorporación de los CLAP como modalidad alternativa de distribución. El PAC se entiende entonces como una contribución excepcional, complementaria y coyuntural en la lucha contra el desabastecimiento.

-Cuando la economía (de guerra) quiere regir la política, lo coherente es que los actores afectados respondan en consecuencia intentando subordinar a la economía al hecho político y a los designios de los decisores formales. El Gobierno tiene que demostrar que es Gobierno y que debe ocuparse (como sea) de la gente. Esto no es nada fácil en una economía saboteada y con menos recursos, y es con lo que lidia el chavismo hoy. El factor del tiempo político y económico es crucial aquí: necesario es generar ya mismo alternativas y acciones frente a la inercia y la percepción de que lo que se viene haciendo no genera resultados (ansiados) inmediatos. Todo acto económico tiene una valoración política. Alrededor del PAC hay opiniones encontradas y algunas adversas, pero más grave es que el chavismo siga lidiando como lo ha hecho hasta hoy, con la matriz impuesta de que no ha hecho absolutamente nada. Esta tendencia el chavismo comenzó a romperla consistentemente al iniciar los CLAP; ahora, la complementan.

-Quebrando esquemas formales de la teoría económica-política (tanto de izquierda como de derecha), los decisores del chavismo se alejan de las trampas de la regulación total y la liberalización total de precios. El chavismo se la juega creando el PAC como un componente instrumental más en su estrategia y sólo eso. No hay dogmatismos que tengan cabida en esta estrategia. Lo que hay es un esfuerzo por quebrar los dispositivos de guerra en la variable del abastecimiento y los métodos para eso, en nuestras circunstancias actuales, que no aparecen en ningún manual, Biblia o librito de bolsillo de economía.

Las particularidades de la coyuntura económica y su cualidad como variante en un contexto de guerra no convencional demandan creatividad, desparpajo, hacer lo que no se ha hecho. La derecha neoliberal dogmática señala al chavismo dictando “soluciones” creyendo que somos Chile, mientras en la izquierda proponen soluciones que sólo serían aplicables en tiempos soviéticos. Malo ha sido navegar en la teoría mientras la realidad nos patea la cara.

Atributos del PAC. Lo que podemos esperar como resultados

-Experiencia probada. Luego de ensayarse durante semanas y meses en varios estados del país, conocido como “Mercado de productos importados” en Mérida, como “Mercado alternativo” en Barinas y luego de colocación de productos en establecimientos privados en Táchira, Zulia y otros estados, el PAC está diseñado para los sectores de la clase media. Las compras por esa modalidad en esos estados iniciaron con agolpamiento de personas. Al día de hoy, esos puntos de venta tienen una afluencia en la que se compra sin cola, sin restricción a cantidad de productos. Lo que más busca la gente en el renglón de alimentos es aceite, mantequilla, arvejas y pasta. Otros productos muy buscados pero en el renglón de artículos de higiene son desodorantes, papel higiénico, crema dental,  jabón de baño, toallas sanitarias y pañales.

El PAC no es la única cura contra el bachaqueo

-Factor oportunidad. La gendarmería del sabotaje económico desde hace dos años generó una dinámica en la que, en desigualdad de condiciones, colocaron a las clases populares y a la clase media en competencia por un número reducido de productos a un mismo (subsidiado o regulado) precio, mientras campeaba el gran y pequeño bachaqueo. La continuidad de esta inercia al día de hoy colocaría al Gobierno en esa misma posición pero en el marco de la GMAS y eso es una situación contraproducente en la coyuntura. Luego de creados los CLAP con un impacto más sensible en la población socioeconómicamente más vulnerable, la alternativa PAC amplía oportunidades para quienes pueden pagar más por productos.

-Aliviar presión. Cada kilogramo de producto vendido por el PAC es una oportunidad más para el acceso a productos regulados en la modalidad solidaria de los CLAP. Es decir, este plan alivia la presión sobre los bienes regulados, amplía las cuotas de oferta o disponibilidad de productos, cuestión que permite afinar una colocación más consistente de productos regulados nacionales en el tejido de los CLAP.

-¿Golpe al bachaqueo? La ruptura del espinazo del desabastecimiento estructurado pasa por enfrentar las formas de bachaqueo. El pequeño bachaqueo, componente bastante pernicioso de la coyuntura, es uno de los objetivos en la mira del PAC. La economía bachaquera se sustenta del dinero y de las modalidades de consumo de la clase media, es allí donde está la clientela que compra los productos por necesidad y muchas veces hasta por comodidad. El PAC genera una alternativa atrayendo la clientela bachaquera para que esta se debilite.

Si polemizamos sobre el PAC, podríamos argumentar que lo que hay es una sustitución de los bachaqueros habituales por el Estado, pero tal cosa sólo tendría sustento si el PAC no estuviera acompasado con otras acciones del mismo Estado para reestructurar el abastecimiento para llevarlo a un punto de equilibrio. No olvidemos que el bachaqueo no sólo hace contribuciones al desabastecimiento, también es resultado de asimetrías y desequilibrios del desabastecimiento. Lo esperado es que una vez roto el patrón de desabastecimiento atroz de productos regulados, el PAC pierda sentido.

El PAC no es la única cura contra el bachaqueo, pero hace contribuciones que no se estaban haciendo más allá de las acciones coercitivas, regulatorias y punitivas que se están implementando y que, sabemos, tampoco han sido totalmente efectivas.

Es cierto que, por otro lado, los bachaqueros van a comprar productos del PAC para revender. Pero hay indicios que envían otras señales desde los estados donde inició esta modalidad. Las ganancias para los bachaqueros son mínimas al vender productos de los PAC al menos en los estados Táchira, Mérida y Barinas. Es lo que nos reportan varias fuentes para la realización de esta nota. Las ventas de los bachaqueros han caído coyunturalmente y los incentivos al bachaqueo se estrechan. La sensación de “normalidad” (pese a los precios) para comprar en los PAC del interior del país han permitido que la gente acuda a esos puntos de venta con la confianza de que comprará lo que busca sin cola, “sin darle el gusto a los bachaqueros” y hasta más barato.

Ya ha habido ensayos de este sistema de abastecimiento en varias regiones del país

En Táchira y Mérida los precios bachaqueros incluso han bajado. Los bachaqueros siguen retroalimentándose de los productos que les dejan sus habituales márgenes exorbitantes de ganancias, los regulados. Acuden a ellos precisamente por su ausencia en situaciones de normalidad, porque la gente sigue buscando esos productos (tanto por necesidad como por comodidad en algunos casos). El efecto del PAC sobre el bachaqueo aún está por verse y debe componerse de una campaña consistente para instar a la población a prescindir de comprarle a los bachaqueros.

-Contención de las asimetrías. Desde los CLAP, pasando por el necesario aumento de la producción y la oferta de bienes nacionales, aunado al aumento del salario, lo que se busca es contener asimetrías graves generadas en la caotización dramática de los sistemas de abastecimiento, cuestión que se sintió con más fuerza desde abril a finales de julio, signada por la economía de guerra impuesta. Es decir, el ciclo de excesivo desabastecimiento, altísima inflación y descontrol total en los sistemas de precios con severos daños a la capacidad adquisitiva de la gente.

En Táchira, el PAC está declarado por ahora hasta el mes de diciembre, esto infiere su carácter temporal, aunque no debemos dudar en que probablemente se extienda más en el tiempo mientras no se atenúen las duras asimetrías actuales.

-Sobre los precios. Al iniciar la colocación de productos colombianos en Táchira y Zulia, el impacto de esos precios era mucho más fuerte sobre la población. Ahora la población accede a ellos con más fluidez desde el último ajuste de salario y bono de alimentación. El argumento de que sólo minorías muy acomodadas están comprando en los PAC del interior del país es flojo. De hecho, es altamente probable que sólo la clase media acomodada compre alimentos ahí, mientras que la clase media baja y los socioeconómicamente más vulnerables acudan hoy a esos puntos principalmente por bienes no alimenticios (como los de higiene personal) que son excesivamente escasos y caros (en manos bachaqueras). Esta es una presunción que tenemos desde la experiencia en campo para la realización de esta nota. Lo que sí es cierto es que aún se mantiene como generalizada la expectativa de acceder con normalidad a productos con precio regulado.

-¿Solución total? Hay que insistir, que aunque parezca económica el PAC es una acción política con una contribución significativa al problema económico. Como acción política envía un mensaje: el chavismo no se está deteniendo en miramientos para actuar con métodos no convencionales frente a situaciones no convencionales. El PAC no es una solución total, es una contribución en la necesaria atenuación del impacto doloroso de la economía de guerra.

MISIÓN VERDAD
Anuncios