El aumento de 50% decretado este domingo por el presidente de la República, Nicolás Maduro, representa un incremento acumulado de 140 %, con respecto al monto en que se encontraba el salario mínimo legal de los trabajadores en enero de este año, destacó el vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez.

Con este aumento, vigente a partir del 1º de julio, el salario mínimo pasará de 65.021 a 97.531 bolívares (Bs), monto que será homologado a las pensiones y tablas de trabajadores públicos y militares.

Para principios de 2017 el salario mínimo se ubicaba en Bs 27.092, por lo que con el nuevo incremento de 50%, la remuneración mínima mensual de los trabajadores subió en un monto de Bs 56.893 (140%).

“Esta avanzada del Gobierno Nacional permite que el salario este por encima del impacto inflacionario”, aseveró Menéndez en una rueda de prensa, realizada este lunes en la sede del despacho de Planificación, en Caracas.

 Andreína Blanco, AVN

El incremento salarial- que impactará a más de de 9,6 millones de trabajadores del país– ha sido una política sostenida del Gobierno Nacional en protección de la clase trabajadora y en cumplimiento fiel de la Constitución Bolivariana.

Con el nuevo ajuste, la Revolución Bolivariana suma desde su inicio, en 1999, un total de 39 aumentos del salario mínimo, de los cuales 18 corresponden a la gestión del presidente Nicolás Maduro.

Esta realidad contrasta con los 9 aumentos otorgados durante los últimos 17 años de los gobiernos de la IV República.

Aumentos en 2017 

A pesar de la baja del precio del petróleo—principal fuente de ingresos de la nación—, del bloqueo financiero internacional, el ataque a la moneda y las prácticas de especulación, el presidente Maduro, se ha centrando en la defensa del poder adquisitivo de las familias venezolanas.

En enero de 2017, el jefe de Estado, anunció un aumento de 50%, que ubicó el salario mínimo mensual de los trabajadores del país en 40.638 bolívares. En mayo se decretó un incremento del 60%, con el que el salario mínimo subió a 65.021 bolívares.

El mandatario también modificó el año pasado la base de cálculo de cesta ticket socialista, de 8 a 12 Unidades Tributarias (UT), por lo que el monto que percibían los trabajadores por el bono de alimentación se situaba, hasta febrero de este año, en Bs 63.720.

A partir del 1º de marzo, entró en vigencia el nuevo monto de la unidad tributaria (U.T), que pasó de 177 a 300 bolívares; y este domingo el Presidente decretó aumentó el cálculo del bono de alimentación, que pasó de 15 a 17 Unidades Tributarias (UT), por lo que subió de 135.000 a 153.000 bolívares.

De este modo, al sumar el salario mínimo mensual, decretado recientemente, y el cesta ticket, el ingreso mínimo de los trabajadores venezolanos se ubica en la actualidad en 250.531 bolívares.

“Venezuela es vanguardia en políticas de protección social. Somos los pocos países en el mundo que tenemos una visión integral del salario, pues contemplamos el cestaticket socialista dentro del ingreso mínimo legal. Esto forma parte de los mecanismos de protección del Gobierno nacional para contrarrestar la guerra no convencional”, enfatizó Menéndez.

Además de proteger poder adquisitivo de la fuerza trabajadora, el Ejecutivo Nacional incentiva la generación de nuevos empleos para los venezolanos, política que continúa reforzándose en el 2017.

“Hemos roto la tesis liberal que establece que cuando se incrementa el salario mínimo aumenta el desempleo. Al cierre de 2016 la tasa de desempleo se ubicó en 6,6% y la formalidad se situó en 62,5% aproximadamente”, sostuvo Menéndez.

AVN
Anuncios